¿INNOVACIÓN DISRUPTIVA O SOSTENIBLE?

OPORTUNIDADES, RIESGOS Y LIMITACIONES DE LA APLICACIÓN DEL LEGALTECH

 

Mercè Alós Blanch (5º GBD+BGG)

RESUMEN

La Teoría de la Disrupción fue elaborada por Clayton Christensen a finales de los años 90 y explica un fenómeno que ha ocurrido en todos los ámbitos empresariales y que sucede cuando empresas de recursos limitados se introducen al mercado desde sus áreas menos rentables y acaban sustituyendo a las empresas ya consolidadas, mediante el uso de la innovación tecnología. Este artículo analizará la aplicabilidad de la Teoría de la Disrupción al sector legal, especialmente a partir del desarrollo del LegalTech. Se parte de una introducción al concepto de la Teoría de la Disrupción. A continuación, se presenta el estado actual del LegalTech y el sector legal y se indican las potencialidades y limitaciones del uso de la tecnología en este. Sigue una breve mención a la situación en España. Finalmente, se plantea si es posible concluir que los cambios en el sector legal, potenciados por el uso de las nuevas tecnologías, están ocurriendo de forma disruptiva o si se trata de una evolución sostenible.

“(La digitalización y la inteligencia artificial) No nos van a sustituir, vamos a complementar nuestra actividad profesional con estos mecanismos. Este reto no nos da miedo«.

Miquel Roca i Junyent, padre de la Constitución Española de 1978

TEORÍA DE LA DISRUPCIÓN

La Teoría de la Disrupción fue acuñada a finales de los 90 por el economista americano Clayton Christensen e indica que se da una disrupción en la industria cuando una compañía de recursos limitados amenaza la posición consolidada de una compañía preminente en el mercado, haciendo uso de las innovaciones tecnológicas.

Las compañías consolidadas generan negocio centrándose en la mejora del producto propio para cumplir con las expectativas y demandas del consumidor más exigente. Por ello, se esfuerzan en innovar sus productos rápidamente, anticipándose a las exigencias

de los consumidores, para acabar generando un producto muy sofisticado y de valor elevado. Consecuentemente, terminan por obviar las necesidades del segmento de consumidores menos exigente o rentable. Esta falta de respuesta a las necesidades de la totalidad de la franja de consumidores conlleva la aparición de una brecha entre quienes consumen el producto sofisticado y aquellos que, por motivos de su complejidad de uso o precio elevado, no pueden adquirirlo. Esta nueva situación es aprovechada por la compañía de recursos limitados que se centra, originalmente, en ofrecer un producto de menor precio y calidad a ese segmento de consumidores ignorado. La compañía establecida en el mercado no reacciona ante la aparición de la compañía de recursos limitados, en tanto que no la considera competidora porque sirven a diferentes sectores del mercado. Esto permite a la compañía pequeña ascender en el mercado sin dificultades y terminar ofreciendo, gracias a la aplicación de la tecnología, un producto o servicio mejorado al de la compañía establecida, afianzándose, así, como competidor o sustituto del ofrecido por la compañía consolidada. Consecuentemente, el nuevo producto generado por la compañía emergente, que ofrece un servicio parecido, pero a un menor precio, mayor facilidad de uso y, por tanto, valor añadido, satisface tanto las necesidades del segmento de consumidores que había sido ignorado, como las del consumidor del producto establecido. Con lo que la compañía pequeña es capaz de mantener una ventaja competitiva, adquirir un mayor segmento de consumidores y consolidarse en el mercado en el que competía la compañía establecida. Esta última, por sus altas expectativas de rentabilidad y su estructura operativa, no tiene velocidad de reacción suficiente para dar respuesta al afianzamiento de la compañía de recursos limitados en el mercado y su volumen de negocios se reduce. Es en este punto cuando se habla de disrupción y la industria se redefine, en tanto que se altera el mercado existente y se transforman los hábitos del consumidor, desplazando los productos y servicios que anteriormente eran predominantes.

Lo que permite diferenciar la disrupción de otros fenómenos derivados de la libre competencia en el mercado es que, en este caso, el competidor se considera disruptivo porque originalmente se enfoca en los segmentos de consumidores que han sido obviados por la empresa consolidada, y posteriormente pasa a substituir y definirse como referente para la totalidad de consumidores. La disrupción puede ocurrir a partir de dos situaciones originarias diferenciadas: una se da cuando la compañía de recursos limitados identifica “low-end footholds”, esto es, consumidores que aun queriendo adquirir el producto sofisticado no lo hacen por motivos de precio o uso y se les ofrece un producto similar, pero con más facilidad de uso y menor precio; la otra se da porque la compañía identifica “new-market footholds” y genera consumidores donde antes no los había. En ambos casos, la consecuencia es que, mediante el uso de la tecnología, la compañía de recursos limitados acaba ofreciendo un producto que sustituye al de la compañía establecida, por ser de menor precio y servicio similar.

Clayton Christensen también describe el fenómeno de la innovación sostenible como una alternativa a la innovación disruptiva. La innovación sostenible se da cuando la compañía establecida en el mercado utiliza la tecnología para aumentar la calidad y facilidad de uso del producto existente en el sistema y no es necesario el surgimiento de una compañía disruptiva para que se dé una mejora en las prestaciones del producto.

LEGALTECH Y EL SECTOR LEGAL

La innovación tecnológica ha impactado de forma notable en todos los aspectos de la sociedad, convirtiendo en realidades fácticas lo que antes tan solo eran modelos filosóficos, como el panóptico de Foucault1, y generando un nuevo contexto económico e industrial conocido como 4.0. El sector legal no es diferente y también ha sufrido cambios derivados de los avances tecnológicos, si bien estos han sido menores debido a que es un sector caracterizado por su conservadurismo y aversión al cambio y al riesgo, particularidades que se potencian al ser una industria altamente estática. Para darse cuenta de ello, tan solo hace falta mirar el AM Law 2002 y ver que siguen apareciendo los mismos despachos que hace 20 años, manteniendo el mismo modelo de negocio que cuando se fundaron.

A partir de la aplicación de las innovaciones tecnológicas al sector legal, la doctrina americana ha identificado y definido los conceptos de “LegalTech” y “LawTech”. El LegalTech se entiende como el desarrollo de servicios que facilitan los procesos legales y tareas jurídicas y comprende aquellas empresas que, mediante la tecnología, facilitan y modernizan la prestación de servicios legales. El LawTech hace referencia al desarrollo de autoservicios legales, los cuales, en vez de apoyar y facilitar la actividad de los

1 A finales del siglo XVIII, Jeremy Bentham presento la idea del panóptico como una fórmula para diseñar una prisión que favoreciese la rápida salida de los presos de la cárcel. El modelo contaba con una planta circular en cuyo perímetro se ubicaban las celdas y una torre en el centro desde la cual los guardias podían vigilar los presos sin ser vistos por los presos. De esta forma, el preso no sabía cuándo era vigilado y cuando no, con lo que siempre se debía comportar acorde a las normas y, por tanto, actuar de acuerdo a la ley devenía una costumbre. Asimismo, en tanto que se sabía constantemente vigilado por un guardia, que en realidad podía o no estar ahí, el preso terminaba tomando conciencia del delito cometido y asumía su responsabilidad. Si bien este modelo no triunfo, sí que lo hizo el concepto de “persona que sabe que es observada pero no cuando ni dónde”. Es este concepto el que ha sido aplicado a la tecnóloga por NSA y Cambridge Analytica para establecer la analogía de que vivimos en un panóptico digital. Como indica Gutiérrez (2020) “La gente es consciente de la vigilancia de su privacidad con objetivos comerciales, y asume que por estar cómoda y acceder a ciertos contenidos en la web, le van a mandar anuncios. Es el precio que hay que pagar”.

2 The 2022 Am Law 200: By the Numbers | The American Lawyer. https://www.law.com/americanlawyer/2022/05/24/the-2022-am-law-200-by-the-numbers/.

profesionales, la sustituyen con la generación de documentos que pueden ser utilizados por el consumidor de forma directa, sin la intervención de un profesional del sector.

En 2011, académicos, investigadores y medios de comunicación reconocidos identificaron, por primera vez, la potencialidad de la disrupción tecnológica en el sector legal (Simpson, 2016). Si bien existía consenso en la industria sobre la necesidad de una respuesta a la implementación del LegalTech, pocos fueron los despachos que remodelaron su modelo de negocio tradicional. No fue hasta el 2015, dos décadas después de la formulación de la Teoría de la Disrupción, que en los Estados Unidos las firmas de abogados líderes empezaron a reconocer cierta relevancia en el rol de la innovación disruptiva en la industria de servicios legales. Después de décadas desde la revolución computacional, la invención del microprocesador y el surgimiento del internet moderno, la realidad es que, hoy en día, la industria legal ha incorporado la tecnología principalmente como un medio para facilitar la redacción y los procedimientos, pero muy residualmente como una ayuda en el desarrollo de soluciones legales.

Pese a ello, es cierto que en los últimos años han surgido en el mercado empresas que incorporan y desarrollan el LegalTech, si bien su impacto dentro de la industria ha sido mínimo. Sin embargo, LegalTech Fund (2019) indica que la inversión en la industria legal ha crecido de menos de mil millones de dólares a más de 4 mil millones de dólares en los últimos años y el número de compañías que se están creando enfocadas el LegalTech va en aumento, lo que permite cuestionar la permanencia del statu quo.

Así, no son pocos los académicos que defienden que la tecnología va a acabar remodelando el sector legal de la misma forma en que lo ha hecho con el resto de las industrias. Richard Susskind (2013) ya predijo que, con la aplicación de la tecnología en la abogacía, surge una tendencia a la “comoditización” de las funciones del abogado, que si bien ahora tan solo se centra en la automatización de las tareas marginales a las que los abogados no quieren dedicar esfuerzos y que se resuelven con la mera aplicación de la ley, conllevará una serie de cambios en el sector legal que requerirían de una adaptación a esta nueva realidad.

Jordi Estalella (2014) compara la realidad del sector legal con la catástrofe volcánica de Pompeya. Considera que, al igual que los ciudadanos de Pompeya ignoraron los seísmos que aconsejaban actuar, los actores de la industria legal confían en que la aplicación de la tecnología al sector legal no comportará mayores cambios. Si bien, él remarca que, en los últimos años, y especialmente después de la crisis económica del 2007, han surgido ciertas tendencias en la industria legal que apuntan a un gran sismo, como la creciente exigencia de los clientes para un servicio de mejor calidad a un precio menor; la irrupción de la tecnología que dota los procesos de mayor eficiencia a un menor coste; y la amenaza al monopolio de conocimiento jurídico de los abogados y la reducción en la asimetría de información entre el abogado y el cliente. Estas fuerzas, junto a la

aplicación disruptiva de la tecnología, están generando nuevos modelos de negocio que modifican las relaciones de poder y jerarquía de los despachos; aprovechan la tecnología para la desagregación y división de tareas; y automatizan los procesos al máximo, para reducir los costes y dar respuesta a un gran volumen de consumidores. Esto, en la industria, se traduce en la ampliación de los departamentos legales dentro de empresas que permiten la internalización de un servicio que hasta ahora era externalizado, el surgimiento de startups que ofrecen servicios legales digitalizados y la entrada al mercado de empresas legales tecnológicas que, mediante la iteración de la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático, automatizan las funciones que antes realizaba el abogado; así como la consolidación de las “Alternative Legal Service Providers” que facilitan el traspase de documentos electrónicos sin necesidad de personarse y a un coste mucho menor. Es por ello por lo que el LegalTech, la aplicación de las nuevas tecnologías al sector legal, genera una variedad de modelos de negocio novedosos que modifican los procesos y las operaciones que ocurren dentro de los despachos y departamentos legales e impactan tanto en el consumidor como en el proveedor del servicio.

Asimismo, ha surgido el reto “The more for less” dentro de la industria legal, un concepto que ya estaba presente en los modelos de negocio del resto de las industrias y cuyo objetivo es la máxima optimización de los recursos generando resultados positivos. En este caso, el reto se focaliza en una franja creciente de consumidores: aquellos que no pueden permitirse los servicios legales cuando estos se ofrecen en el modelo tradicional. El acceso igualitario a la tutela judicial efectiva es un derecho incorporado en muchas jurisdicciones, recogido en el artículo 24 de la Constitución Española, y un principio legal que tan solo se materializa cuando la ciudadanía tiene los medios para acudir al sistema judicial y recibir una respuesta adecuada. Hoy en día, la crisis del acceso a la justicia por la falta de medios económicos es el mayor impedimento a la democratización del derecho, y son muchos los estudios que documentan la disparidad de acceso a la justicia en Estados Unidos, si bien es una realidad latente en todas las jurisdicciones alrededor del mundo. Esta situación es una oportunidad por explotar mediante la tecnología. Como indica Susskind (2014):

Algunos de estos usos de los servicios jurídicos online serán «disruptivos» para los bufetes de abogados tradicionales, (…) Pero, al mismo tiempo, muchas de estas técnicas pondrán la justicia a disposición de personas que de otra manera no tendrían fuentes asequibles de ayuda jurídica. A esto lo llamo la realización del «mercado jurídico latente» – esas innumerables ocasiones en la vida de muchas personas cuando necesitan ayuda jurídica y se beneficiarían de ella, pero, hasta ahora, no han sido capaces de obtener esta asistencia (ya sea para resolver, contener o evitar problemas, o incluso para proporcionarles algún beneficio). El servicio jurídico online está liberando el mercado jurídico latente.

Esto significa que existe un sector de la población cuyas necesidades se podrían ver cubiertas a partir de la provisión de servicios legales más económicos, eficientes y basados en la digitalización.

APLICACIONES Y PERSPECTIVAS DE FUTURO

Son muchas las oportunidades que las nuevas tecnologías presentan en la industria legal, como también son varios los casos de éxito y de fracaso que se han generado.

Por ejemplo, la aplicación del procesamiento del lenguaje natural, mediante el que se generan y manipulan textos comprensibles para los humanos a partir de datos recopilados, ha permitido aumentar la velocidad a la hora de dar respuesta a problemas legales y, por tanto, maximizar la productividad de los abogados. Esto ha llevado, también, al surgimiento del autoservicio legal en el mercado, que consiste en la creación de documentos legales sin la necesidad de la intervención de abogados o profesionales del sector. Es relevante establecer una distinción entre la redacción de documentos legales que incorporan y reflejan una intencionalidad de las partes a la hora de contratar, de la creación de documentos que puede ser directamente aplicable a situaciones fácticas. Mientras que la segunda se automatiza con mucha más facilidad mediante el uso de guiones preestablecidos, la creación de documentos legales con intencionalidad subjetiva presenta mayores dificultades.

Otra muestra es el uso de la inteligencia artificial en la automatización de procedimientos de análisis y revisión de contratos que tradicionalmente realizaban los asistentes legales o abogados juniors. A modo de ejemplo, Kira3 es un software capaz de analizar contratos e identificar la información más sensible como cláusulas rescisorias o penales.

El fenómeno ChatGPT4, de rabiosa actualidad, es un ejemplo más de estos modelos de lenguaje que hacen uso del aprendizaje automático y la inteligencia artificial. En este caso, es el mismo ChatGPT quien, en una entrevista5 que se le realiza, expone todas las formas en las que puede servir de soporte al sector legal, ya sea buscando información, analizando sentencias y fallos o redactando documentos legales, entre otros.

3 Kira Systems. https://kirasystems.com/.

4 ChatGpt. https://openai.com/blog/chatgpt.

5 Mi capacidad para procesar y analizar grandes cantidades de texto puede ser de gran ayuda para cualquier abogado. (2023, 27 de febrero). Tú defines tu futuro; Mutualidad Abogacía. https://tudefinestufuturo.mutualidadabogacia.com/oculto/mi-capacidad-para-procesar-y-analizar-grandes- cantidades-de-texto-puede-ser-de-gran-ayuda-para-cualquier-abogado/2023/.

Los procedimientos de aprendizaje automático como el “Machine Learning” y el “Deep Learning” también han permitido, mediante el uso de algoritmos y el análisis de tendencias, predecir la evolución de los casos legales con antelación. Igualmente, se han desarrollado plataformas que operan como Marketplace y facilitan el contacto entre los profesionales del sector legal y los consumidores, basándose en el uso de algoritmos y filtros; así como aplicaciones y plataformas basadas en “chatbots” que reducen la asimetría de información y permiten a los consumidores conocer de primera mano las posibles soluciones a sus problemas legales. El uso del “Blockchain” también presenta potencialidad en la creación de contratos, en tanto que permite firmarlos digitalmente y devenir inmutables, con lo que es clave en términos probatorios y de evidencia en los tribunales.

Sin embargo, de la aplicación de estas tecnologías también han surgido historias que, aunque han terminado en fracaso, han abierto camino a la posible consolidación del LegalTech.

Atrium, Clearspire6, Ross Intelligence7 o Donotpay8 son ejemplos de estas compañías. Atrium y Clerarspire adoptaron modelos de negocio novedosos. En el primer caso, se combinó una empresa tecnológica que desarrollaba un software legal con una firma de abogados encargada de aplicarlo, con el objetivo de optimizar al máximo los procedimientos legales. Clearspire, por su parte, se desarrolló como un despacho de abogados virtual basado en una estructura plana, rompiendo con la jerarquía tradicional, y permitiendo dotar de mayor eficiencia, transparencia y menores costes los servicios legales al incorporar la tecnología.

Ambos casos fracasaron porque fueron incapaces de dar respuesta a las necesidades de un mercado legal aún muy conservador y sustentado, principalmente, en las relaciones interpersonales entre el abogado y el cliente. Asimismo, estos modelos de negocio presentaban un coste operativo muy alto que no fueron capaces de sostener.

Por otro lado, Ross Intelligence era una plataforma de búsqueda e investigación legal que, mediante el procesamiento de lenguaje natural, automatizaba procesos legales y generaba soluciones; mientras que Donotpay es una aplicación móvil basada en la inteligencia artificial y que opera mediante un “chatbot” para ofrecer servicios legales.

6 Clearspire. http://www.clearspire.com/.

7 Ross Intelligence. https://blog.rossintelligence.com/.

8 DoNotPay. https://donotpay.com/.

Ambas recibieron demandas; en el primer caso, de Thomson Reuters por infracciones en propiedad intelectual9; en el segundo, por el ejercicio del derecho sin licencia y por competencia desleal10.

De igual forma, el uso de inteligencias artificiales como ChatGPT no siempre son el camino al éxito. Destaca el caso reciente del abogado Steven A. Schwartz que presentó un informe jurídico de 10 páginas para el caso en el que estaba trabajando en el que abundaban los precedentes judiciales. Si bien, cuando los abogados de la parte contraria quisieron buscar dichos precedentes, fueron incapaces de encontrarlos porque estos no existían. La fuente de estos precedentes había sido ChatGPT.

LIMITACIONES

Si bien ha quedado claro que el uso del LegalTech permite la reducción de precios y la mejor calidad de los servicios legales, que se traduce en una democratización del derecho, también existen una serie de riesgos y limitaciones.

Las limitaciones a las que se enfrenta el LegalTech vienen dadas, principalmente y como queda reflejado en los casos de fracaso expuestos en la sección anterior, por la estructura del mercado legal y su conservadurismo. La profesión de la abogacía se basa, en parte, en la búsqueda de soluciones en el pasado, es decir, en la jurisprudencia y los precedentes, lo que conlleva una aversión al riesgo inherente al sector. Esta aversión al riesgo es una característica estructural que se interpone como una barrera a la implementación y uso efectivo de la tecnología en el sector. Asimismo, el coste de la aplicación de las tecnologías al sector es elevado. También, existe un alto riesgo de malas prácticas generado por el uso de estas tecnologías, dado que las consecuencias de su aplicación son desconocidas y pueden derivar en la interposición de reclamaciones por daños a los abogados. Además, el modelo de negocio tradicional del sector tampoco responde bien a la aplicación de tecnologías que permite aumentar la efectividad y reducir las horas de trabajo, dado que típicamente es un sector que cobra por horas de servicio, con lo que se generan conflictos de interés que dificultan la implementación de cambios.

9 Hudgins, V. (2020, December). The Hard Truth Behind ROSS Shutdown: Legal Tech Is “Cash Poor” | Legaltech News. Legaltech News. Retrieved April 2023, from https://www.law.com/Legaltechnews/2020/12/15/the-hard-truth-behind-rosss-shutdown-legal-tech-is- cash-poor/.

10 Lawsuit pits class action firm against “robot lawyer” DoNotPay. (2023, March). CNA. Retrieved April 2023, from https://www.channelnewsasia.com/business/lawsuit-pits-class-action-firm-against-robot- lawyer-donotpay-3338387.

De igual forma, la reputación es clave para el éxito de los despachos, y son pocos los que están dispuestos a automatizar sus procedimientos asumiendo el posible riesgo de devenir menos asertivos y sufrir una devaluación en la calidad de los servicios prestados.

Otra limitación a la que se enfrenta es que la operatividad de la abogacía se sustenta, en gran medida, en la comunicación e interacción interpersonal. La inteligencia emocional y el razonamiento humano siguen teniendo un papel clave en el ejercicio de las profesiones legales, en tanto que los clientes no solo exigen que se generen soluciones adecuadas a su caso, sino que, además, pretenden que éstas plasmen los intereses y objetivos propios. Lo mismo sucede cuando se redactan y negocian contratos, en cuyo procedimiento el empleo de predicciones puede ser útil, pero es necesario que el abogado haga uso de la inteligencia emocional para identificar los intereses de la parte contraria y aplicar las tácticas adecuadas.

Otro ámbito en el que la aplicación del LegalTech puede verse limitada es en el sistema judicial, en concreto en la posibilidad de que las tecnologías reemplacen la personación en los juicios. Esto es así porque, nuevamente, la apelación a las emociones entra en juego; cuando un abogado presenta su caso, no solo es necesario que sea capaz de presentar los hechos y la prueba de forma eficiente, pero también debe tener capacidades comunicativas y apelar a la vertiente emocional para llevar su argumento al máximo y persuadir al juez.

Con relación al funcionamiento del sistema judicial, también existe controversia en el uso de la inteligencia artificial para la facilitación de la toma de decisiones de los jueces. En Estados Unidos se ha aplicado el sistema COMPAS (Correctional Offender Management Profiling for Alternative Sanctions), basado en un algoritmo que, mediante la recopilación de datos, evalúa y predice el riesgo de reincidencia de un infractor y sirve para dar soporte al juez en el momento de establecer las penas. El uso de este sistema generó cierta polémica porque presentaba un sesgo racista, dado que atribuye un 77% más de riesgo de delinquir a la población negra que a la blanca. Destaca el caso mediático de Eric Loomis11 que ocurrió en 2013 y que llevó a discutir si el uso de este mecanismo violó su derecho a un proceso con todas las garantías, en la medida en que los algoritmos utilizados por el sistema constituían secreto comercial.

11 State v. Loomis, 881 N.W.2d 749 (Wis. 2016), accesible online en: https://law.justia.com/cases/wisconsin/supreme-court/2016/2015ap000157-cr.html (consultado por última vez el 17.7.2018)

Pese a ello, existen otros países que están incorporando el LegalTech en el sector jurídico, como China, donde mediante la aplicación Intelligent Trial 1.0 se ha reducido en un tercio la carga de trabajo de los jueces; o Estonia, donde se está estudiando la incorporación de los jueces robots para la resolución de demandas de un máximo de 7.000 euros.

Más aún, el sistema judicial o la noción de justicia en su vertiente más filosófica y moral se basa en una confianza de índole cultural más que institucional. Las decisiones legales son constructos sociales que deben entenderse dentro de un contexto organizacional y cultural concreto. Pese a que es cierto que se exige que la justicia sea eficiente, si esta carece de rasgos morales y éticos, carece también de legitimidad. Por ello, la aplicación de algoritmos, tendencias o el aprendizaje automático en los procesos de toma de decisiones judiciales puede conllevar una falta de legitimación social, moral y política que pone en riesgo el equilibro del funcionamiento del sistema judicial. Igualmente, una de las características del derecho, y en concreto de las leyes, es el uso de lenguaje vago y ambiguo, que permiten al juez adecuar la ley a la situación concreta. Estos sistemas informatizados carecen de la capacidad para identificar las lagunas, contradicciones, ambigüedades y vaguedad de términos que confluyen en el lenguaje jurídico. Así, aunque la sociedad reclama una justicia efectiva en términos de cumplimientos de plazo, es requisito esencial que el fallo se base en la ley pero, también, en la interpretación de ésta por parte de un juez imparcial, ético y moral, que en tanto que persona sí cuenta con las capacidades que se echan en falta en los sistemas informatizados.

Asimismo, cuando se trata de evolución tecnológica, la regulación es clave, en tanto que puede estancarla o fomentarla. Por ello, contar con un marco regulatorio adecuado es uno de los elementos a tener en cuenta para la consolidación del uso de la tecnología en todos los sectores.

En cuanto a ello, lo primero que debe plantearse es si está ocurriendo una situación de “Law of the Horse”. Este término fue utilizado en 1996 por el juez Frank Easterbrook como una crítica a la legislación del ciberespacio. Lo utilizó para expresar que ésta se estaba volviendo contraproducente porque el ciberespacio evoluciona tan rápido que intentar regularlo en términos específicos obstruye su desarrollo completo y dificulta la protección efectiva de sus usuarios. En cambio, proponía que la aplicación de los principios generales del derecho permitiría gobernar este sector de forma flexible y adecuada, sin la necesidad de legislación concreta. Con ello, establecía una analogía entre el sector equino y el ciberespacio, exponiendo que, igual que cuando ocurría un accidente con un caballo podía hacerse uso de la responsabilidad civil, sin la necesidad de recurrir a un marco regulatorio concreto para estos animales, en el ciberespacio podía hacerse uso de los principios generales del derecho sin que se desprendiese ninguna ventaja del desarrollo de un marco especifico. De esta forma, lo primero que debemos cuestionarnos

es como de relevante deviene un nuevo marco regulatorio para que el LegalTech pueda consolidarse. No solo ello, pero, además, si algo está claro es que el desarrollo normativo siempre va con retraso respecto al desarrollo tecnológico, lo que implica que la legislación generada quede obsoleta rápidamente. Ello puede derivar en el surgimiento de conflictos entre la normativa y el uso que los profesionales pueden hacer de las nuevas tecnologías, que impacta directamente en la sociedad.

Si bien, también es cierto que para que un sector evolucione, debe contar con un marco jurídico estable y predecible que genere la seguridad jurídica suficiente. Así, en España se ha desarrollado la estrategia “España Digital 2026”, que se inspira en la estrategia europea para la Transformación Digital y se centra en el crecimiento sostenible del uso de las tecnologías. De la misma forma, en el entorno europeo se aprobaron la Digital Service Act y la Digital Market Act que regulan las compraventas y los contratos de servicios digitales; y en los últimos meses, la regulación de la Inteligencia Artificial que aborda los riesgos inherentes al uso de estos sistemas o la Directiva de Ciberseguridad.

Por tanto, queda por ver si el desarrollo de estos marcos regulatorios específicos fomentará la aplicación y uso de las tecnologías en el sector legal o se interpondrá como una barrera a la evolución del sector.

EL LEGALTECH EN ESPAÑA

Durante los últimos años en España han aumentado los eventos e iniciativas cuyo objetivo es el de promocionar la aplicación de las últimas tecnologías en el sector legal, como el Legal Hackaton, Legal Hackers, Global LegalTech Hub o South Summit. Todo ello respaldado por sucesos como la apertura de las oficinas de Google en Barcelona o el establecimiento de la sede de Red Points, una de las principales compañías de LegalTech, también en la ciudad condal. Así, en España pueden encontrarse más de 140 proyectos relacionados con el LegalTech.

Si a ello se le añade que el territorio español cuenta con el doble de abogados en funciones que, por ejemplo, Francia, y la potencialidad que el “More For Less Challenge” presenta en esta sociedad, es posible apreciar que España cuenta con un ecosistema ideal para explotar y fomentar la implementación del LegalTech.

Si bien, es cierto que el desarrollo del LegalTech en este país aún se encuentra en su fase más primaria y se enfrenta a una variedad de retos que desafían la proliferación de modelos de negocio que incorporen el LegalTech. Una de las limitaciones principales se da en la transformación de la función jurídica, en tanto que la mayoría de las herramientas desarrolladas se centran en la reducción de costes y la agilización de procedimientos, pero

no en otros ámbitos como el análisis de datos o la obtención de soluciones, que darían pie al surgimiento de nuevos servicios legales. Asimismo, existe una clara falta de confianza del sector en el uso de las tecnologías, que entorpece la consolidación definitiva de estas en la industria legal, y cierta dificultad en la obtención de financiación, y es que solo 4 de cada 10 soluciones de LegalTech han recibido financiación.

¿INNOVACIÓN DISRUPTIVA?

Es posible concluir que el LegalTech afectará al sector legal y permitirá la reducción de costes, la mejora en la calidad de servicios y la democratización del derecho. Esto es así porque su uso permite reducir las horas que los profesionales dedican a la investigación y búsqueda de jurisprudencia y el tiempo de lectura de expedientes jurídicos, aumentar la productividad con la automatización de procedimientos y facilitar la toma de decisiones a partir de la generación y estudio de probabilidades estadísticas. Por ello, la aplicación e inversión en el LegalTech están generando nuevos modelos de negocio en el sector que permiten dar respuesta a la creciente exigencia de los clientes. Ahora bien, la clave es determinar si es cierto que este desarrollo e implementación del LegalTech se está generando de forma disruptiva.

Remus y Levy (2015), por ejemplo, concluyeron que, debido a la naturaleza normativa y conservadora del sector legal, es poco probable que ocurra una disrupción en el mercado y que los cambios producidos por la aplicación de la tecnología ocurrirán de forma evolutiva. Otros, como Daniel Susskind (2013), han predicho que la abogacía sí que se enfrenta a un futuro incierto en que el LegalTech acabará por desafiar la profesión como tradicionalmente ha venido conociéndose. Asimismo, los profesores de derecho McGinnis y Russ Pearce (2014) argumentan que las tecnologías suponen un desafío para el modelo tradicional de abogacía, en tanto que su efecto disruptivo amenaza el monopolio de la prestación de los servicios legales por estos profesionales.

Hay que tener en cuenta que la tecnología que permite remodelar el modo de prestación de servicios legales ha estado presente durante muchos años sin que su aplicación haya sido significativa, lo que lleva a considerar que, quizás, las compañías de LegalTech no están innovando de forma disruptiva sino sostenible. La innovación sostenible se presenta como una alternativa a la disruptiva que puede responder mejor a las características de un mercado tan regulado y tradicional, permitiendo a los actores seguir siendo competitivos y no caer en el riesgo de la “comoditización”, hecho que ocurre cuando los productos y servicios ofrecidos se estandarizan, perdiendo competitividad y diferenciación. Así, cuando la evolución es sostenible, la industria sigue ofreciendo los mismos servicios legales que antaño, pero con más rapidez, mejor calidad y menor precio, sin centrarse en los “low-end” o “new-market footholds”. Pese a ello, es

cierto que existen sectores del mercado que no están siendo atendidos, aquellos en que las demandas son de poca cuantía, pero se dan a un gran volumen, como por ejemplo la compensación por retrasos de vuelos, y que conllevan el surgimiento de compañías como Flightright12, que pueden acabar convirtiendo en consumidores a quienes antes no lo eran. También existen oportunidades generadas por el reto “More for Less”, en los que la aplicación de nuevos modelos de negocio puede resultar exitosas.

Finalmente, cabe presentarse la opinión de Paul Lippe, CEO de LegalOnRamp, quien sostiene que la fase de disrupción ya ha sido superada con la incorporación de los departamentos legales en las empresas para reducir costes. Defiende que esta fase se vio propulsada por la globalización y los cambios normativos que conllevó, así como las necesidades económicas surgidas durante y después de la crisis económica del 2007. Propone, en cambio, entender lo que está sucediendo en el sector legal como una erupción en vez de una disrupción. Lo define como “Una explosión de los nuevos modelos de servicio en el sector legal que aprovechan una combinación de personas, procesos y tecnología para cambiar el modo de brindar servicios jurídicos”. Así, introduce de nuevo un concepto ya presentado, como es el de la innovación en los modelos de negocio existentes en la industria legal que crean un valor añadido al servicio tradicional.

Por tanto, nos encontramos en un momento en que sí que se aprecia cierta evolución en la forma de prestar servicios legales, y en el sector legal en general, que está impactando en los modelos de negocio operativos, si bien aún es pronto para concluir si estos cambios se están llevando a cabo de forma sostenible o disruptiva. Asimismo, es posible identificar sectores del mercado en los que la innovación disruptiva tiene potencialidad, pero, nuevamente, es demasiado temprano para concluir si la aplicación del LegalTech está generando una disrupción en el mercado o está permitiendo una evolución sostenible.

Bibliografía

Amor-Bendall, C. (n.d.). How can we harness disruptive innovation in legal? | InView. https://inview.lawvu.com/blog/how-can-we-harness-disruptive-innovation-in- legal

Barry, N. (2012). Man versus machine review: The showdown between hordes of discovery lawyers and a computer-utilizing predictive-coding technology. Vanderbilt Journal of Entertainment & Technology Law, 15, 343.

12 Flightright. https://www.flightright.es/.

Billings, D. G. & Campbell, D. G. (2020). Disruptive innovation within the legal services ecosystem. International Journal of Applied Management and Technology, 19, 26–39. https://doi.org/10.5590/IJMAT.2020.19.1.03

Blockchain in Law | Real World Blockchain Use Cases | ConsenSys. (s.f.).

ConsenSys. https://consensys.net/blockchain-use-cases/law/

Brescia, Raymond H. (2016) «What We Know and Need to Know about Disruptive Innovation,» South Carolina Law Review: Vol. 67 : Iss. 2 , Article 4. Available at: https://scholarcommons.sc.edu/sclr/vol67/iss2/4

Clay, T., & Seeger, E. (2014). Law firms in transition 2014: An Altman Weil flash survey. Altman Weil. https://altmanweil.com/law-firms-in-transition-2014-an-altman- weil-flash-survey/

Cohen. (2017). The Clearspire Story. LegalMosaic.com. http://legalmosaic.com/wp-content/uploads/2017/04/LegalMosaic-ebook-print- final1.pdf

Dabdoub, A. (n.d.). Disrupción legal y educación superior. LexLatin. https://lexlatin.com/opinion/disrupcion-legal-educacion-superior

España, a la vanguardia del desarrollo del legaltech en Europa. (1 de julio de 2022). Derechopractico.es. https://www.derechopractico.es/espana-a-la-vanguardia-del- desarrollo-del-legaltech-en-europa/

Fernandez, R. (2020). ¿Sueñan los jueces con sentencias electrónicas?. Análisis Jurídico – Político. 2. 145-168. 10.22490/26655489.3854.

García . (2021). ¿Un abogado/a digital o un/una cyber jurista? Los chatbots en el sector legal Del dilema a la realidad. Informática Y Derecho: Revista Iberoamericana De Derecho Informático (Segunda Época), 11, 67–84. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=8397896

Hoffmann-Riem, W. (2020). Legal Technology/Computational Law: Preconditions, Opportunities and Risks. Journal of Cross-Disciplinary Research in Computational Law, 1(1). Extraído de https://journalcrcl.org/crcl/article/view/7

Hon. Deno G. Himonas & Tyler J. Hubbard, Democratizing the Rule of Law, 16 Stan. J. C.R. & C.L. 261 (2020). https://law.stanford.edu/wp- content/uploads/2020/06/03-Himonas-and-Hubbard-Website.pdf

International Bar Association, ‘Times are a-changin’: disruptive innovation and the legal profession, IBA Legal Policy & Research Unit, Mayo de 2016

https://www.ibanet.org/MediaHandler?id=2C42BEFA-DDC4-4EF5-BDD5- 41FA502B987B

León, R. O. (2017, agosto 29). Legaltech and the legal services industry in Spain. Algoritmo Legal. https://www.algoritmolegal.com/legaltech/legaltech-and-the-legal- services-industry-in-spain/

McGinnis & Russel G. Pearce, The Great Disruption: How Machine Intelligence Will Transfer the Role of Lawyers in the Delivery of Legal Services, 82 FORDHAM L. REV. 3041, 3055 (2014)

Mejia, C. A. (19 de julio de 2022). Pensamiento Disruptivo Legal. A definitivas. https://adefinitivas.com/arbol-del-derecho/pensamiento-disruptivo-legal/

Mi capacidad para procesar y analizar grandes cantidades de texto puede ser de gran ayuda para cualquier abogado. (27 de febrero de 2023). Tú defines tu futuro; Mutualidad Abogacía. https://tudefinestufuturo.mutualidadabogacia.com/oculto/mi- capacidad-para-procesar-y-analizar-grandes-cantidades-de-texto-puede-ser-de-gran- ayuda-para-cualquier-abogado/2023/

Paul Lippe, Disruption, eruption or interruption: 3 views of change in law, ABA Journal, 31 de julio de 2014.

Ramos, J. M. (20 de julio de 2016). Legaltech en España. Términos y Condiciones. https://terminosycondiciones.es/2016/07/20/legaltech-espana-mucho/

Remus, D., & Levy, F. S. (2015). Can robots be lawyers? Computers, lawyers, and the practice of law (SSRN Scholarly Paper No. ID 2701092). Social Science Research Network. https://doi.org/10.2139/ssrn.2701092

Simpson, B. (2016). Algorithms or advocacy: Does the legal profession have a future in a digital world? Information & Communications Technology Law, 25, 50–61. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/13600834.2015.1134144?journalCode=ci ct20

Suárez Xavier, & Santos Silva. (2022). BREVES NOTAS SOBRE INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN LA ABOGACÍA. VII CONGRESSO INTERNACIONAL DE DIREITOS HUMANOS DE COIMBRA: UMA VISÃO TRANSDISCIPLINAR, 1, 113–126.

https://www.researchgate.net/profile/LaraGoes/publication/368296249_Temas_de_Dire itos_Humanos_do_VII_CIDHCoimbra_2022/links/63e0fec

7c465a873a299b7c8/Temas-de-Direitos-Humanos-do-VII-CIDHCoimbra- 2022.pdf#page=113

Susskind, R. (2013) Tomorrow’s Lawyers: An Introduction To Your Future.

What was Atrium & Why Did it Fail? What Was Atrium & Why Did It Fail? https://www.failory.com/cemetery/atrium

«What will tomorrow’s law firm look like and what role will technology play?» (“Legal | The Access Group Blog”) (12 de abril de 2023). What Will Tomorrow’s Law Firm Look Like and What Role Will Technology Play? https://www.theaccessgroup.com/en-gb/blog/lgl-what-will-tomorrow-s-law-firm-look- like-and-what-rolewill-technology-play/

Polo, J. D. (9 de junio de 2023). El juez escucha al abogado que usó ChatGPT para preparar un caso. WWWhat’s new; Wwwhatsnew. https://wwwhatsnew.com/2023/06/09/el-juez-escucha-al-abogado-que-uso-chatgpt-

para-preparar-un-caso/

Rouco, F. (21 de enero de 2020). El panóptico digital, el gran temor distópico que acecha tras la revolución de los datos, la inteligencia artificial y la “dataveillance”. Xataka.com; Xataka. https://www.xataka.com/privacidad/panoptico-digital-gran-temor- distopico-que-acecha-revolucion-datos-inteligencia-artificial-dataveillance

Rivaya, J. F., & Miralles, J. G. (20 de julio de 2021). ‘Fintech’: la importancia de contar con un entorno regulatorio estable y desarrollado que confiera seguridad jurídica. GARRIGUES. https://www.garrigues.com/es_ES/garrigues-digital/fintech-importancia- contar-entorno-regulatorio-estable-desarrollado-confiera

Garcés, I. G. (30 de diciembre de 2021). 10 leyes para la transformación digital en 2022. HayDerecho. https://www.hayderecho.com/2021/12/30/10-leyes- transformacion-digital-2022/

España Digital 2026. (s.f.). Gob.es. https://portal.mineco.gob.es/es- es/ministerio/estrategias/Paginas/00_Espana_Digital.aspx

Andrés, M. B. (s/f). Novedades de la normativa europea reguladora de la responsabilidad de las plataformas digitales. Abogacía Española Consejo General. https://www.abogacia.es/publicaciones/blogs/blog-de-innovacion-legal/novedades-de- la-normativa-europea-reguladora-de-la-responsabilidad-de-las-plataformas-digitales/

Rodriguez, B. A. (16 de junio 2022). Situación de España con respecto a la Regulación de Inteligencia Artificial. Observatorio IA. https://observatorio- ametic.ai/regulacion-de-la-inteligencia-artificial/situacion-de-espana-regulacion-ia

Zommer, L. (2 de agosto de 2014). Disrupción, erupción o interrupción en el sector legal – Mirada 360°. Mirada 360°. Extraído en abril de 2023 de https://mirada360.es/disrupcion-erupcion-o-interrupcion-en-elcambio-en-el-sector-legal/

Estalella. (2014, September). Nuevos modelos de negocio en el sector legal y la abogacía. Iuris: Actualidad Y Práctica Del Derecho, 220, ISSN-e 2255-0488, ISSN 1137- 2435, 18–21. https://morethanlaw.es/wp- content/uploads/2014/10/GESTION_IURIS_220_2014_02_Sep.pdf

Christensen, Raynor, & McDonals. (1 de diciembre de 2015). What Is Disruptive Innovation? Harvard Business Review. Extraído en abril de 2023 de https://hbr.org/2015/12/what-is-disruptive-innovation

Is Legal Tech disruptive? And why does it matter? (2016, April 25). Legal Tech Blog. Extraído en abril de 2023 de https://legal-tech.blog/is-legal-tech-disruptive-and- why-does-it-matter

Pantoja. (junio de 2017). TECNOLOGÍAS DISRUPTIVAS Y DERECHO EN COLOMBIA: LA NUEVA FORMA DE EJERCER LA PROFESIÓN DISRUPTIVE TECHNOLOGIES AND COLOMBIAN LAW: THE NEW WAY TO EXERCISE THE

LAW. Revista Universitas Estudiantes, 15, 35– 48.

https://repository.javeriana.edu.co/bitstream/handle/10554/44367/2.%20Tecnologias.pd f?sequence=3 &isAllowed=y

Markovic, Milan, Rise of the Robot Lawyers? (November 17, 2018). Arizona Law Review, Forthcoming, Texas A&M University School of Law Legal Studies Research Paper No. 18-66, Extraído de SSRN: https://ssrn.com/abstract=3286380

Cohen, M. A. (6 de agosto de 2019). What Does “More With Less” Mean For The Legal Industry? Forbes. https://www.forbes.com/sites/markcohen1/2019/08/06/what- does-more-with-less-mean-for-the-legalindustry/?sh=3f9f5b635c2f

Atrium, la revolución legal que no fue | Legaltechies. (23 de enero de 2020). Legaltechies | Consultoría Y Asesoramiento En El Estudio E Implementación De Tecnología En Materia Legal. https://Legaltechies.es/2020/01/23/atrium-la-revolucion- legal-que-no-fue/

Goodnow, J. (21 de febrero de 2020). Atrium Pivots Away From The Shadow Of Clearspire – Above the Law. Above the Law. Extraído en abril de 2023 de https://abovethelaw.com/2020/02/atrium-pivots-away-from-the-shadow-of-clearspire/

Hudgins, V. (diciembre de 2020). The Hard Truth Behind ROSS Shutdown: Legal Tech Is “Cash Poor” | Legaltech News. Legaltech News. Extraído en abril de 2023 de https://www.law.com/Legaltechnews/2020/12/15/the-hard-truth-behind-rosss-

shutdown-legal-tech-is-cash-poor/

Tobar. (13 de junio de 2021). Easyoffer: historia del fracaso de la startup que revolucionó el mundo legal con acuerdos con Airbnb o Legálitas. El Español. Extraído en abril de 2023 de https://www.elespanol.com/invertia/empresas/20210613/easyoffer-historia-fracaso- revoluciono-acuerdos-airbnb-legalitas/588441421_0.html

Geraldo. (20 de junio de 2021). Inteligencia artificial: oportunidad para el sector legal | MIT Professional Education. MIT Professional Education. Extraído en abril de 2023 de https://professionalprograms.mit.edu/es/blog/tecnologia/inteligencia-artificial- oportunidad-para-el-sectorlegal/

Arsneault, J. (20 de septiembre de 2021). The Disruption Of Legal Services Is Here. Forbes. https://www.forbes.com/sites/forbestechcouncil/2021/09/20/the- disruption-of-legal-services-ishere/?sh=b5fd1747585a

Silverman, A. (abril de 2022). New Ebook: 2022 In-house Legal Tech Report. Contract Works. Extraído en abril de 2023 de https://www.contractworks.com/blog/new- ebook-2022-in-house-legal-tech-report

Benedet, M. (diciembre de 2022). Tecnologías disruptivas: ejemplos en el sector legal. Legaltech. https://blog.lemontech.com/tecnologias-disruptivas-ejemplos/

Chun, A. N. (31 de enero de 2023). CLAWs and Effect – The Singapore Law Gazette. The Singapore Law Gazette. https://lawgazette.com.sg/practice/tech-talk/claws- andeffect/#:~:text=All%20CLAW%20is%20Legaltech%2C%20but,with%20a%20diffe rent%20user%20inter face.

Definitivas, A. (19 de junio de 2022). Pensamiento Disruptivo Legal. A cargo de Carmen Amaya Mejia. A Definitivas. https://adefinitivas.com/arbol-del- derecho/pensamiento-disruptivo-legal/

Andreessen, M., & Chokshi, S. (20 de agosto de 2011). Why Software Is Eating the World. Andreessen Horowitz. https://a16z.com/2011/08/20/why-software-is-eating- the-world/


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *